CIAO SIMONCELLI…

Estoy triste, muy triste y eso que no eras santo de mi devoción. Eras cómo “un grano en el culo” para los pilotos españoles, siempre incordiando,  provocando caidas absurdas y por consiguiente la ida y el cabreo  general de la afición. Por otro lado me gustaba mucho tu aspecto de gamberrillo de barrio, siempre con la pegatina nasal y ese andar desgarbado… pero tu mayor seña de identidad era esa especie de pelucón indomable que desafiaba las leyes de la gravedad. Ese eras tú, Marco Simoncelli, alguién capaz de hacer soñar a un niño con sólo una sonrisa. Un payaso incansable, exagerado en tus ademanes y demasiado loco para llevar una moto… la que al final te ha jugado una mala pasada. Todo el mundo que te conoce dice que eras un buen tio y no me cabe la menor duda porque los que están locos suelen teneer buenos sentimientos. Valentino Rossi y tú formábais una pareja explosiva, los dos tal para cuál, lo que pensaba uno lo secundaba el otro. Ayer te lloraba desconsoladamente porque no pudo hacer nada para ayudarte. Nadie pudo hacer nada por tí. Te caiste tú solo y tu casco cedió no sabemos aún porqué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: